Colección de Poesía Panhispánica

La Colección de Poesía Panhispánica de Santa Rabia Poetry nació a inicios del 2022 con el propósito de ofrecer una mirada amplia de la poesía más representativa de los países de habla española. Actualmente contamos ya con cinco autores publicados de Puerto Rico, Costa Rica, España y Estados Unidos. Nuestro catálogo se encuentra disponible para todo el mundo en: www.amazon.com

 

Marina Aoiz Monreal |Odola | Santa Rabia Poetry, 2022  ISBN: 978-612-48817-0-1 | p 74  |  13.5 x 20.32 cm. Edición: 1ª | Tapa blanda | Colección de Poesía Panhispánica | Poesía española

 

 

 

Marina Aoiz Monreal (España, 1955) es una de las voces más inesperadas y extrañas de la poesía panhispánica de hoy en día. Poeta laureada, viajera incansable y amante de la mitología ha forjado una obra con una simbología propia de aliento universal. Su palabra es sabia y salvaje como una espada de luz en la espesura, como una gota de sangre cuya caída en la tierra es epicentro de visiones. La aparición de Odola es todo un acontecimiento y su música se suma —¿por qué no? — al poderoso orfeón de poesía escrita por grandes autoras del presente como Anne Carson y Louise Glück, con quienes comparte su fascinación por la búsqueda y el hallazgo en medio de las novísimas ruinas de lo olvidado. Tú que crees haber leído ya todo, léela, deja que en ti discurra la sangre nueva de su poesía.

 

 

 

COMENTARIOS SOBRE LA AUTORA:


«Los poemas de Marina Aoiz trazan diálogos y enigmas. Explican y, a su vez, esconden. Muchos de los poemas, por esa razón de hallazgo y de enigma, aportan la sensación de estar frente a un oráculo».

José Luis García Herrera, poeta español

 

«La poesía de Marina Aoiz nos lleva al límite de la experiencia poética conduciéndonos con sus imágenes al insondable mundo del alma que contempla su devenir extasiada y tiembla ante la plenitud del espíritu. Su obra poética constituye una indagación continua sobre el ser y la naturaleza».

Maricruz Patiño, poeta mexicana

 

«En el exterior cae una granizada de aplausos, envidias, indiferencias y prestigios. Con talento y discreción, Marina Aoiz se sitúa en el centro de la poesía».

Francisco Javier Irazoki, poeta y crítico español

 

 


Andrés Bermúdez |La forja del verso | Santa Rabia Poetry, 2022  ISBN: 978-612-48817-1-8 | p 80  |  13.5 x 20.32 cm. Edición: 1ª | Tapa blanda | Colección de Poesía Panhispánica | Poesía puertorriqueña

 

 

El sujeto lírico de La forja del verso observa y fabula los movimientos de la luz, las sinuosidades de la oscuridad, las imprevistas direcciones de los vientos, las álgidas derivas de las aguas, las formas de la tierra, el paso de animales y astros metafóricos y físicos. Desde el marco de un itinerario estético, ético y filosófico, y sin dejar de reconocer los universos del desgarramiento y la evanescencia, ese sujeto descubre un júbilo en el que habitan, pese a todo, la templanza y la serenidad; encuentra espacios de donde emergen incesantes puertos de la plenitud. Allí, entre las caras de la oscuridad, esta escritura revela la memorable fuerza del fulgor. Entre las emanaciones de la herida, propone los surcos de ternuras antiguas o renovadas. Entre las agitaciones de la pérdida, destaca el vigor de lo que alguna vez estuvo presente. Entre los sismos de la muerte, no deja de nombrar la sorpresa de la regeneración.

Jaime Morales Quant

 

 


 

Carlos A. Colón Ruiz | Este día nunca volverá | Santa Rabia Poetry, 2022  ISBN: 978-612-48817-2-5 | p 64  |  13.5 x 20.32 cm. Edición: 1ª | Tapa blanda | Colección de Poesía Panhispánica | Poesía puertorriqueña

 

 

 

En estos poemas la cotidianidad es un espejismo que construye su propia trascendencia. Carlos Colón Ruiz celebra así la contradicción y el dinamismo de una actualidad donde se racionan los afectos y desaparecen las imágenes del otro. Son tiempos de mindfulness y corrientes espiritualistas, pero aquí el poeta se abandona a la frugalidad de los días, sumando anotaciones para un posible poema, ese auténtico registro del cuerpo y la caducidad. Asumir la realidad es un modo de vencerla y transformarla. Por eso, la aparente sencillez de los versos conforma un camino de encuadres cinematográficos donde nadie es protagonista. Como advirtió Pasolini, todos estamos en peligro. Este día nunca volverá sugiere dos maneras de salvarse: “brincar de luz en luz” o “existir hasta que algo relevante suceda.”

Marta Jazmín García

 

 

COMENTARIOS SOBRE EL AUTOR:


Regodeándose en esa mirada especulativa, con rotunda inclinación anecdótica, Carlos Aníbal escribe sobre amigues, amores y parientes cuyos dramas personales resuenan en nuestras comunidades y vínculos. Su teatro cotidiano es casi al mismo tiempo microscópico y monumental, excepcional y colectivo. Abarca desde la contentura de su perro hasta la indiferencia de la gente que apenas lo conoce. Este día nunca volverá quiere «mirar con amor» el complot de los carteros que entregan libros a nuestras puertas y la apasionada conjura de quienes recomiendan novelas decisivas en una barbería. Como ha indicado con acierto Alma Karla Sandoval «Colón Ruiz canta en sentido contrario». Su lirismo no subestima lo feliz, ni desaprovecha las ambivalencias de su no–saber. De «quereres» y deberes va llenando paranoicamente un calendario en el que todas las fechas son fechas límites.

Ivelisse Álvarez

 

Este día nunca volverá nos enfrenta a una voz atareada, detenida en cuestionarse las minucias del día a día. Se trata de un joven, poeta, hijo, amado y amante, asalariado trabajador que busca hacerle frente a la rutina y reinventarla. Una voz que desarma y arma con poesía ya que se sabe humano a pesar del cansancio, a pesar del hastío, a pesar de las fechas, las frustraciones y las jornadas laborales. Colón Ruiz construye versos sinceros que anotan lo necesario y aclaran su propia experiencia, pues el peso del trabajo cede, en ocasiones, frente a las pequeñas victorias como regresar a la casa y que te reciba tu perro o la mirada del ser a quien amas. Aquí el amor hace esquina y sostiene un cuerpo de poemas que son guarida frente a la posibilidad del colapso, poemas que atienden lo cotidiano con el detalle de quien lucha por regresar, por construir un hogar donde quepa la voluntad de seguir viviendo incluso frente al recuerdo de los días que nunca volverán.

Amanda Hernández

 


Luis Rodríguez Romero | Breve historia del sol | Santa Rabia Poetry, 2022 ISBN: 978 612 48817 3 2 | p 90 | 13.5 x 20.32 cm. Edición: 1ª | Tapa blanda | Colección de Poesía Panhispánica | Poesía costarricense

 

 

Luis Rodríguez Romero nos sorprende con su nueva obra, hilada en el itinerario de un buscador de razones entre las flechas que devuelve el cielo.  Así toma las palabras este poeta, en una mezcla de miradas que por ratos son flamas y otras veces veneno, como archipiélagos en un mar de incertidumbres en los que el sol rebana la historia. Rodríguez Romero es un constructor de mundos, de atmósferas que ligan el universo y la piel, como si la lógica del fuego armara el vacío.  Hay en esta poesía un sistema tan preciso que solo se revela al sentirla. Es la humanidad del sol sobre el mundo. En este libro confluyen tradiciones de diversas raleas, porque se alimenta de imágenes potentes, a veces acuarelas, grutas esotéricas, mientras cuenta una historia cotidiana bajo el ritmo del verso sonoro y exacto. Hay que leer a Luis E. Rodríguez Romero.  No hay otro sitio donde tantas luces naveguen en el torrente de la noche.

Vernor Muñoz

 

COMENTARIOS SOBRE EL AUTOR:


Estos poemas de Luis Rodríguez Romero, como toros solares, empujan del carro de Helios para traernos el peso exacto de la luz: la vida, el día a día que nos define y que, desde su enfermedad, nos abraza y nos da sentido. Se podría decir que el poeta acierta al no dar en el blanco: al intentar descifrar la cosmogonía del sol, lo que hace es descifrar a sus criaturas celestes: nosotros, los que verdaderamente giramos y “creamos la luz”. La poesía de Luis, a veces cotidiana, a veces zodiacal, nos lleva de la mano hasta ese único lugar que podemos habitar: lo efímero, eso que nos hace posibles en la desaparición. Sean sus palabras “Las flechas que disparamos al cielo” y que “hoy han regresado”, altas y solares en su equinoccio.

Nilton Santiago

 

Breve historia del sol ofrece una profundísima interpretación mítica- antropológica desde la poética. Luis, un observador agudo, consigue en su libro imprimir con soltura el desahucio existencialista que caracteriza nuestro tiempo pandémico, volviéndose un innegable referente literario del emergente angst universal. Entre componentes astrales y terrores humanos, nace un libro sensible, analógico, doloroso; una obra necesaria en su totalidad.

Elízabeth Echemendía

 

 


Luis Correa-Díaz | Ingeniería solar | Santa Rabia Poetry, 2022 ISBN: 978-612-48817-4-9 | p 112 | 13.5 x 20.32 cm. Edición: 1ª | Tapa blanda | Colección de Poesía Panhispánica | Poesía chilena

 

 

Desde el dominio del lenguaje mass media, Ingeniería solar de Luis Correa-Díaz, nos lleva por el tránsito de una lírica atemporal o de todos los tiempos, con la frescura de una mañana recién cortada. Como si el poeta fuera aquel viajero intergaláctico, observa puntual las estrellas, la playa y la naturaleza, reclasifica y desmitifica referentes de la cultura griega, literaria, conceptos e ídolos del pop, rock, personajes de Hollywood, de la ciencia y la filosofía; citando del inglés al guaraní, pasando por el quechua, donde la canción, también en QR, forma parte del poema. Una maquinaria con los saberes de la decodificación humana se despliega: la memoria, un vaivén de sonido, captura de fotogramas para encapsular el instante. El amor es un chip incrustado en el cuerpo y “el alma cognitiva es data after all”. Esta escritura incansable de vagar por la vida (testimonio quizás de otras) nos recuerda que, “la verdadera razón de amor es el mundo”.

Verónica G. Arredondo 

 

COMENTARIOS SOBRE EL AUTOR:


El tiempo lo borra todo, salvo que la memoria acuda a su rescate y el lenguaje lo custodie. Ingeniería solar me inquieta haciéndome pensar en lo fácil que es echar mano del olvido para dejar a nuestras culturas disolverse. Hemos construido nuestra sociedad en base a miradas parciales, “mentiras” dice Luis Correa-Díaz sin cables en la lengua. Sin embargo, el hecho concreto persiste: formamos parte de aquella ingeniería, el colibrí vuela y los microbios abundan aun en otros cuerpos celestes, quizás en ellos se oculte lo único verdadero: “que respiramos y dejamos de respirar”, dice Jorge Teillier, y que este libro acepta en su sabiduría.  Para Ingeniería solar nuestro tiempo y lugar es la ternura, esa que arde junto al último crepúsculo y que resignifica las cosas tristes que pasan en nuestros países y que no tienen perdón de nadie. Es hora y no hay excusas para no buscar una poética cosmológica que nos dignifique ante los (auto)engaños de nuestra especie y sus relatos.

Alejandro Concha M.